NOVEDADES


La musicoterapia como eje de rehabilitación

NOTICIAS
FUNDACIÓN INECO
INECO NEUROCIENCIAS

La exploración de la propia creatividad para vivir creativamente y las vivencias humanas esenciales para sentirse plenamente humano son posibles en el marco de la relación terapéutica musical. (Música y Medicina – Marcela Lichtensztejn – 2009).

La Musicoterapia es la utilización sistemática de la música con el fin de mejorar, mantener o recuperar el funcionamiento físico, emocional, cognitivo y social, prevenir la aparición o lentificar el avance de distintos tipos de condiciones médicas, despertar potencialidades, restaurar funciones disminuidas o deterioradas y realizar tratamientos convencionales, en el contexto de una relación terapéutica. Su práctica se basa en un modelo neurocientífico de percepción y producción musical y en la influencia de la música en regiones no-musicales del cerebro y la conducta.

La Musicoterapia es el uso de música y/o elementos musicales (sonidos, ritmo, melodía y armonía) realizada por un Musicoterapeuta calificado con un paciente o un grupo de pacientes, en un proceso creado para facilitar y promover la comunicación, las relaciones interpersonales, aprendizaje, movimiento, expresión, organización y otros objetivos terapéuticos relevantes para satisfacer las necesidades físicas, emocionales, mentales, sociales y cognitivas.También tiene como fin desarrollar potenciales y/o restaurar las funciones del individuo de manera tal que éste pueda lograr una mejor integración intra y/o interpersonal y consecuentemente una mejor calidad de vida a través de la prevención, rehabilitación y tratamiento.

La música es un fenómeno complejo y multidimensional que impacta y activa diferentes aspectos del funcionamiento humano en distintas etapas de la vida, desde infantes hasta adultos. La música también puede impactar favorablemente en aspectos motores y organizadores del habla, mejorar la planificación, iniciación, y coordinación motora, aumentar la motivación, como así también facilitar estrategias cognitivas para la resolución de problemas, y activa procesos relacionados con la memoria, atención y concentración.

Las intervenciones musioterapéuticas contemplan la utilización de música en vivo improvisada o pre-compuesta ya que puede ofrecer un mayor acercamiento al aquí-ahora del paciente. La música puede ser adaptada a las necesidades del paciente combinando elecciones personales y musicales como sea necesario. Los elementos musicales se combina a improvisar o recrear en el momento del hacer musical en vivo entre paciente y terapeuta. La utilización clínica de la música es ejercida por un profesional especializado y promueve cambios permanentes en el contexto de un proceso terapéutico.

El terapeuta no enseña a cantar o tocar un instrumento, más bien el instrumento y la voz son usados para explorar el mundo del sonido y crear un lenguaje musical común con el paciente. Terapeuta y paciente son parte activa en las sesiones de Musicoterapia a través de tocar un instrumento, cantar o escuchar.

Podemos hablar de Musicoterapia como instrumento de rehabilitación que utiliza la cualidad emocional de la música para estimular funciones mentales como movimiento, cognición y motivación, utilizando instrumentos, la voz y el cuerpo para crear música, activando así los órganos sensoriales.

El trabajo sobre temas clínicos improvisados en el momento, facilita y estimula el contacto interpersonal, la auto-expresión y modula aspectos emocionales y cognitivos. No es necesario que el paciente tenga experiencia musical previa o sea un músico entrenado para beneficiarse con el potencial para la rehabilitación que ofrece la música, lo que si se apela es a la sensibilidad de las personas que es innata.

Es por esto que los tratamientos de Musicoterapia proveen recursos sustanciales para la rehabilitación dentro del tratamiento integral del paciente.